Amar a Roma

Es una de las ciudades más importantes de Europa. Ocupó un papel fundamental en la historia que se evidencia en su rico patrimonio arquitectónico y cultural. Un destino para conocer y amar.

Roma

Por Verónica Luna

Todos los caminos confluyen en la capital italiana. Desde cualquier dirección los senderos conducen hacia las siete colinas sobre las cuales se dice que está edificada la ciudad. Como un faro, la urbe italiana resplandece con su rico tesoro patrimonial atrayendo a los viajeros que arriban a sus tierras.

Fundada en el año 753 a.C. por Rómulo, el mismo de quien la historia dice que fue alimentado por una loba, Roma es una ciudad mágica. Un verdadero símbolo que la caracteriza es el Coliseo. El anfiteatro construido en el siglo I, es un testimonio permanente del pasado imperial romano. El recinto supo ser albergue de 50 mil espectadores que se congregaban para ser testigos de las luchas entre gladiadores y disfrutar de los espectáculos públicos. Es tan significativa su presencia que es considerado Patrimonio de la Humanidad y una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Es una visita obligada dentro del circuito arqueológico.

El sitio donde se llevaban a cabo los asuntos administrativos y religiosos es el Foro Romano. El paseo entre los monumentos y construcciones que formaban parte de este núcleo requiere dedicación. La Vía Sacra, principal calle que comunicaba con el Coliseo, el Arco de Tito que conmemora la victoria de Roma sobre Jerusalén, el Templo de Antonio y Faustina -es el mejor conservado- y la Basílica de Majencio y Constantino, son algunos de los principales puntos de interés que pueden recorrerse.

El Panteón de Agripa es otro de los símbolos de la Roma antigua que sigue despertando admiración en la actualidad. Edificado en el 126 d.C. en su interior se descubre una impactante cúpula, y obras de arte. Alberga las tumbas de personalidades importantes, como la del pintor Rafael. Dentro de la ruta arqueológica, otro lugar inevitable son las ruinas de los baños públicos de las Termas de Caracalla, también resabio del período imperial.

La Plaza del Campidoglio es un centro neurálgico de concentración de turistas. Fue la primera plaza moderna de la ciudad. Está orientada hacia la Basílica de San Pedro, y fue diseñada por Miguel Angel. Allí se encuentran los Museos Capitolinos, que figura entre los más antiguos del mundo.  Mientras que la Galleria Nazionale d´Arte Antica, es otro de los principales museos de la ciudad.

Antigua, famosa, bella, la Fontana di Trevi atrapa con su esplendor y fantasía. Estaba al final del Acueducto de Virgo, pero adquirió su aspecto actual en 1762. La mitología urbana dice que si se arroja una moneda a la fuente se regresa a Roma. Y parece que el deseo de retornar a la capital italiana es muy grande puesto que cada año se extrae aproximadamente un millón de euros, que es destinado a fines benéficos.

Roma además de ser una de las principales ciudades europeas, de contar con un rico patrimonio histórico-cultural, es importante centro religioso del culto católico. Entre las iglesias que se pueden visitar están la de San Pablo, la de San Juan de Letrán y la de Santa María la Mayor. La más emblemática y relevante, es la de San Pedro, que se encuentra en el Vaticano.

En la ciudad estado del Vaticano se pueden visitar la Plaza de San Pedro que tiene capacidad para 300 mil personas y su fama es reconocida mundialmente. En basílica homónima funciona la Santa Sede, y es el lugar donde se encuentra enterrado el cuerpo del primer Papa. En su construcción, finalizada en 1626 participaron artistas como Bramante y Miguel Ángel. Desde su cúpula de 136 metros de altura se obtiene una magnífica vista de Roma. También se visitan los Museos Vaticanos, que exhiben piezas que son verdaderos tesoros de todos los tiempos siendo la Capilla Sixtina el principal atractivo. Anualmente reciben la visita de unos 4 millones de turistas.

El barrio del Tridente, en las adyacencias de Plaza España, es una zona lujosa donde encontrar joyerías y boutiques exclusivas. Para compras de menor presupuesto se pueden visitar Vía del Corso y la Vía Appia Nuova. El mercado de Porta Portese es el más renombrado en materia de antigüedades.

Roma también es reconocida como la ciudad más verde de Europa. Tiene numerosos parques y áreas protegidas. La Villa Borghese es un paseo ideal donde combinar el espacio recreativo al aire libre con patrimonio arquitectónico. Allí se encuentran la Galería Borghese con pinturas de Tiziano y Rafael, el Silvano Toti Globe Theatre, fuentes y esculturas y también un zoo. Otros paseos son el Rosal Municipal, El Jardín de los Naranjos, el Jardín Botánico y los Jardines Vaticanos, entre otros.

En las afueras de Roma, y a tan solo dos horas en tren, se pueden visitar las ruinas de Pompeya, la ciudad que quedó sepultada tras la erupción del volcán Vesubio, y las ruinas de Herculano, que también sufrió las consecuencias de la actividad volcánica. Ostia Antica está a 30 kilómetros al Oeste de Roma. Fue el principal puerto comercial durante la República. Su pujanza fue coartada por la epidemia de malaria que la afectó enormemente hasta dejarla en ruinas, las mismas que hoy pueden visitar los viajeros. La Villa Adriana y los Castillos Romanos son otras opciones.

Roma es dinámica, furiosa, bulliciosa, atrapante, encantadora. Historia, arte, cultura, naturaleza, diversión. Todo parece invadirla y caracterizarla. Un ambiente romántico parece inundarla desde sus propias raíces y florecer en cada uno de sus monumentos y construcciones. Roma tiene tanto que, como dice el refrán, no alcanza una vida para conocerla. No en vano, todos los caminos conducen a ella.

¿Alguna vez estuviste en Roma? Compartí tu experiencia.

Ver más | todoparaviajar.com