¿Boom de platillos coreanos? La cocina asiática está en auge

Por su alto contenido de verduras es una cocina muy sana.

¿Boom de platillos coreanos? La cocina asiática está en auge
¿Boom de platillos coreanos? La cocina asiática está en auge.

La Fundación de Comida Coreana (KFF, por sus siglas en inglés) reporta un aumento de restaurantes coreanos en el mundo y espera poder subirse a la ola de la cresta que pusieron en movimiento la música pop y las telenovelas.

La cocina coreana está basada en un alimento básico presente en muchas culturas: el arroz, al que se suman abundantes cantidades de verduras, en particular en su versión fermentada.

“La comida coreana es más sana, porque la carne va acompañada de mucha verdura”, asegura  el director de la Fundación, Kang Min-su, que antes trabajaba como cocinero. Kang continúa elogiando esta cocina y sostiene que las recetas coreanas (hansik) incluso tienen un efecto preventivo contra el cáncer. La única desventaja para paladares poco curtidos: el picante.

A muchos extranjeros el picante les desata un efecto de sudoración inevitable.

El kimchi, por ejemplo, es un infaltable en la cocina local. Es una guarnición de verdura fermentada y aliñada casi siempre con picante que se sirve prácticamente con todos los platos.

Hay quienes aseguran que el kimchi seguramente fue lo único que había para comer en el país en épocas duras. Hoy en día existen hasta 187 variaciones, pero la más conocida es la que se prepara en base a lo que se conoce como repollo chino, al que se le añade una salsa de ají.

El país se siente orgulloso de que la Unesco haya declarado “el kimchi coreano y la cultura del kimchi” Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad hace dos años.

Kang menciona además la sopa de kimchi (kimchi-yyigae) y la doenyang-yyigae, una especie de guiso con pasta de porotos de soja, tofu, patatas y hongos con caldo de carne o de pescado. Ese es otro de los grandes favoritos de la población.

Los extranjeros que se empapan en las costumbres nacionales también suelen quedar encantados con el bibimbap, una mezcla de verdura muy bien condimentada con arroz; y el bulgogi, una carne marinada.

Pero Kang tiene una recomendación especial: el mijeok-guk, una sopa con algas marinas secas en un caldo claro de carne o de mariscos. Las mujeres que acaban de parir comen mijeok-guk para recuperar fuerzas.

En cuanto a los platillos: todo arroz, sopa, carne o pescado deben ir acompañados con pequeñas guarniciones. El menú puede ser muy simple o con una cantidad tan vasta de acompañamientos (banjan) que no quedará lugar libre en la mesa.

La Fundación es ambiciosa y modesta a la vez. “Queremos que la cocina coreana sea una de las opciones”, apunta Kang. “Los extranjeros luego decidirán qué es más sano cuando comen”.

Ver más | vidayestilo.terra.com.ar

Ver más en Paraíso Dorado | Gastronomía

Artículos relacionados...