Caviahue, un pueblo de montaña para vivir todo el año

Pequeño pueblo de montaña a orillas del lago homónimo, en el sector norte de la Patagonia argentina. Muy cerca del volcán Copahue, y una excusa perfecta para disfrutar sus termas.

Caviahue

Por Verónica Luna

Casi como olvidado en algún valle perdido entre los cerros, Caviahue resplandece entre la inmensidad de la Patagonia norte. La Cordillera de los Andes se extiende más allá con sus picos nevados. Más cerca, el volcán Copahue duerme con sueño liviano. En su respiración engorrosa, deja ver alguna columna de humo. No hace mucho tiempo, bramó con un poco más de fuerza, pero es probable que la montaña haya tenido un mal sueño porque aunque se quejó, no llegó a despertarse. La imagen del volcán con el humo rodeándola es hipnótica. Como si se tratara de un cuadro realista pintado a la perfección, en el suceder de los días, la imagen cautiva.

Caviahue está a 1600 metros sobre el nivel del mar, y a 350 kilómetros de la capital de la provincia de Neuquén.  La  ruta pavimentada que conduce hasta el pueblo ofrece a su paso los más diversos paisajes.  Cuanto más se acerca a los cerros, más achaparrada es la vegetación y más rocoso el panorama. Pero en Caviahue las araucarias copan el paisaje.  Los árboles alcanzan considerable altura y muestran en sus troncos macizos la antigüedad milenaria de algunos ejemplares.

El poblado es pequeño. Un caserío desperdigado en un entorno por demás atractivo. Al bosque de araucarias se suma el lago, cascadas, ríos, lagunas y miradores. El conjunto es parte del Parque Provincial Copahue, creado en 1963 y es una forma de preservar el lugar con sus características intactas.

Caviahue puede disfrutarse todo el año. Durante el invierno llega a ostentar orgullosamente el título de pueblo de nieve. El centro de esquí, ubicado a sólo 1,5 kms del pueblo,  es el eje de la actividad recreativa. Tiene 23 pistas y medios de elevación que hacen fluido el ascenso.  Se ejercitan esquí alpino, de fondo y snowboard. También se realizan excursiones en vehículos oruga, que llevan a recorrer el complejo termal pasando por lagunas congeladas y el área geotérmica.  Los paseos en trineos tirados por perros es una actividad pintoresca, extraña, poco habitual que resulta encantadora. Hay varios circuitos que pueden realizarse, al mirador, hasta el Salto del Agrio, o hasta la Laguna Cacique.  Los paseos en moto y cuatriciclo y las caminatas con raqueta son otras actividades alternativas.

En verano, en cambio, el clima se vuelve adecuado para las cabalgatas y trekking. Perderse en el sendero de las 7 cascadas es encontrarse en un lugar mágico donde el paisaje poblado de araucarias, regala un silencio sólo interrumpido por el curso de agua que es un brazo del río Agrio que fluye entre las rocas hasta desembocar en el lago. El circuito ascendente tiene miradores desde los cuales apreciar las cascadas, y también el resto del paisaje cubierto de nieve en invierno, y resplandeciente en verano.

La Laguna Escondida es todo un desafío. El ascenso por el circuito delimitado se hace difícil por momentos, pero la recompensa llega con la visión desde lo alto del pueblo, y también del espejo de agua al que se le puede cantar piedra libre al ser descubierta entre los cerros.

El río Agrio recibe ese nombre debido a la concentración de minerales, especialmente ácido sulfúrico. Es el mayor curso de agua de la zona, y a unos 15 kilómetros de Caviahue se visita su salto. La caída de 45 metros de altura tiene intensidad variable de acuerdo al caudal que arrastre. El paisaje que lo rodea es de piedra volcánica y el colorido de las rocas varía entre tonalidades intensas que van desde el rojizo intenso hasta el amarillo y verde.

A unos 20 kilómetros de Caviahue, se ubica Copahue, un centro termal establecido en una depresión del volcán del mismo nombre. El espacio de bienestar funciona entre los meses de diciembre y mayo. El complejo abarca hoteles, comercios y piletas termales. Enriquecidas con minerales, las aguas y fango fueron utilizadas por su acción terapéutica por los pobladores originarios desde hace muchos años. En la actualidad, hay piletas que por la calidad de sus aguas ejercen efectos diversos, pero sin dudas, lo más requerido es el espacio de fangoterapia, los vapores y algas.

En Copahue, además se pueden realizar circuitos de trekking por algunos senderos, y si bien se puede llegar al cráter del volcán, en la actualidad no se recomienda realizar esa caminata puesto que en 2012 el cono mostró signos de su actividad volcánica.

Caviahue es un espacio ideal para pasar una estadía hiperconectado. Conectado al máximo con la naturaleza, y disfrutar del bullicio que provocan el transitar de las aguas en caída libre, el sonido permanente del viento, el apabullador silencio que transmiten el lago y los bosques de araucaria. El vertiginoso transitar por los centros urbanos es reemplazado por la pasividad de un microcentro que es literalmente un centro pequeño de actividades donde confluyen las instituciones de la  iglesia, la policía, el municipio, los escasos locales comerciales.

Hay varios hospedajes que pueden hacer de la estadía una experiencia confortable. Algunos hoteles tienen su propio restaurante. O se puede elegir un plato típico en alguno de los comedores con comida casera. Para las tardes, nada mejor que una merienda exquisita con tortas y dulces de la región.

Elegir unas vacaciones en Caviahue, es como vivir una experiencia de fantasía dentro de una bella postal. En verano, los colores brillan, en invierno, es como estar dentro de esas bolas de cristal que hay que dar vuelta para que al agitarlas, la nieve caiga sobre cabañas, pinos y muñecos de nieve. Cavieahue es así, una fantasía pero que se puede hacer realidad.

Ver más | todoparaviajar.com

¿Alguna vez estuviste en Caviahue? ¿Te Gustaría?