Diez timos viajeros

Diez timos viajeros
Diez timos viajeros

1.-El timo de la salchicha traicionera

Se suele dar cerca de los puestos de hot-dogs en los aeropuertos: alguien simula echar mostaza en el perrito y como sin querer te salpica. Tras deshacerse en excusas, se ofrece a limpiarte la mancha con un pañuelo, momento que aprovechan él o su cómplice para aligerarte de equipaje o limpiarte la cartera. En Buenos Aires también existe la versión “caca de paloma”.
Cómo evitarlo: no dejes que nadie te toque con la excusa de limpiarte, aunque te defeque encima un cóndor de los Andes.

2.- El timo de la ceremonia del té

El escenario: la calle Nanjing, una larga avenida comercial en el centro de Shanghái. O la vecina Plaza del Pueblo. Con cualquier excusa, un simpático joven o una atractiva pareja abordan a un turista despistado. No tardan en proponerle un plan alternativo: ¿Conoces la ceremonia china del té?, ¿Te gustaría cantar en un karaoke? ¿Qué tal un masaje shiatsu (con final feliz)? Tras el ‘servicio’, al incauto viajero se le exige el pago de una suma desorbitada. La factura llega acompañada de un par de matones con muchas horas en el gimnasio. Si queréis conocer más detalles, podéis leer este artículo de Zigor Aldama publicado en El Viajero. A la sombra del floreciente mercado de arte contemporáneo en China y de ferias como Art Shanghái crece también la picaresca. En Pekín y Shanghái, falsos estudiantes de arte abordan a los turistas para invitarlos a visitar su ‘galería’ y ver y comprar ‘su obra’, de estilo todo a cien, pero a precios de Sotheby’s. Algunos pican.
Cómo evitarlo: haz caso a tu madre y no hables con desconocidos. Y cultiva tus gustos artísticos.

3.- Las amistades peligrosas

En los viajes se conoce gente, aunque a veces hay personas que se muestran excesivamente solícitas o zalameras al poco de haberlas conocido. Ponte en guardia.
Cómo evitarlo: si quieren saberlo todo sobre ti y no estás seguro de sus intenciones, miente. No des información personal, y cuando te pregunten cuándo vas a partir del lugar donde te encuentras, di siempre dos o tres días después de la fecha en la que realmente piensas hacerlo. No te harán o quitarán nada hasta entonces, y tú ya no estarás allí.

4.- El timo del falso turista

Muchos cacos se camuflan de turistas, y con un plano en la mano y una chaqueta doblada en el antebrazo hacen verdaderos estragos entre los de verdad, sobre todo en las aglomeraciones.
Cómo evitarlo: lleva encima solo el dinero que tengas previsto gastar; aparte, ocultas, las tarjetas de crédito y el pasaporte (o lleva contigo una copia del pasaporte y deja el original en la caja fuerte del hotel).

5.- El veloz correcaminos

Su territorio, las terrazas. Su objetivo, tú. Algunos ladrones pasan a la carrera al lado de una mesa, cogen el bolso, el móvil o la cámara de fotos al descuido y salen pitando sin darte tiempo para reaccionar ¡Beep, beep!
Cómo evitarlo: no dejes nada de valor sobre la mesa o colgando de la silla. Ten tus pertenencias a la vista.

6.- El mono carterista

En algunos templos de Asia, en especial en el de Uluwatu, en la isla de Bali (Indonesia), los macacos son expertos en arrebatar las pertenencias a los visitantes y salir pitando para la jungla. Al rato aparece  un ‘guardián del templo’ que reclama algo de ‘banana money’, dinero para plátanos, a cambio de su devolución.
Cómo evitarlo: no pierdas de vista las manos de los monos.

7.-Nada por aquí, nada por allá

En la estación Termini de Roma las cosas a veces desaparecen como por arte de magia. ¿El truco? Alguien pasa a tu lado con una maleta sin fondo, la coloca disimuladamente sobre el objeto a sustraer y sujetándolo mediante un mecanismo oculto de pinzas se lo lleva delante de tus narices. Ni el gran Houdini lo haría mejor. También son frecuentes los escamoteos en estaciones de trenes y aeropuertos.
Cómo evitarlo: sigue el consejo de la megafonía de los aeropuertos: no pierdas de vista tus pertenencias en ningún momento.

8.- Pesos pesados

Un timo muy frecuente en Cuba: hacer pasar por pesos convertibles (CUC, con un cambio a la par con el dólar; 1 euro=1,2 CUC), pesos cubanos (1 euro= unos 30 CUP). Ambas son monedas oficiales, pero con el peso cubano solo se pueden comprar productos de primera necesidad y los de la cartilla de racionamiento.
Cómo evitarlo: fíjate bien en los billetes. Y no te dejes engatusar por amigos recién hechos en la calle.

9.- La mordida

Un ritual encaminado a la anulación de la multa previo pago al policía de una suma de dinero cuya cuantía depende de la habilidad negociadora de la víctima. Todo un arte en México.
Cómo evitarlo: no te expongas a situaciones que puedan proporcionar una excusa a los policías corruptos, como beber en la calle.

10.- Taxis para salir corriendo

Taxímetros trucados, taxis piratas, conductores que te llevan por la scenic route (el camino más largo), robo de maletas… ¿A que da mucho miedo?
Cómo evitarlo: no subas al taxi si el conductor se niega a poner el taxímetro en marcha o si no hay un acuerdo previo sobre el precio. Evita a quienes te abordan en las salidas de los aeropuertos y usa solo taxis con licencia, sobre todo en ciudades con zonas inseguras, como México D.F. o Caracas.

¿Has sido víctima de alguno de estos robos o timos? ¿Conoces otros similares?

Ver más | Viajero Astuto

Ver más en Paraíso Dorado | Aventuras