Disposición sobre pesca deportiva en Corrientes

La Dirección de Recursos Naturales publicó una nueva disposición confirmando que no habrá veda total por segundo año consecutivo en el río Paraná y se continuará con la devolución obligatoria de todas las especies, como ya se viene exigiendo desde 2020. A su vez, seguirá la veda extendida en un área más reducida.

La apertura del turismo internacional genera muchísima expectativa en los prestadores, sobre todo aquellos que ofrecen el producto pesca deportiva, una de las actividades por la cual Corrientes tiene reconocimiento mundial.

Desde el 1 de noviembre, turistas de otros países pueden ingresar a la Argentina y desde hace algunas semanas, pescadores brasileños ya hicieron lo propio en los distintos puntos de pesca de la provincia en una época de mucha actividad para los peces.

En ese contexto, desde la Dirección de Recursos Naturales se emitió la disposición 581 que establece los criterios de aprovechamiento de los recursos pesqueros.

En el documento se confirma que no habrá veda total por segundo año consecutivo en el río Paraná y se continuará con la devolución obligatoria de todas las especies, como ya se viene exigiendo desde 2020.

A su vez, se continuará aplicando la veda extendida, por la cual se queda prohibida la pesca deportiva todos los martes y miércoles. En tanto la pesca comercial quedará inhabilitada los sábados y domingos.

En este aspecto también han habido cambios, ya que la zona de veda extendida se redujo hasta Punta Santa Ana, aguas abajo de Paso de la Patria, hasta la desembocadura del arroyo Ambrosio.

Anteriormente, el área vedada arrancaba desde la confluencia con el río Paraguay, en Isla del Cerrito, aguas abajo, prohibiendo la pesca en la cancha conocida como «el Planchón».

La disposición ratifica la devolución obligatoria de todas las especies, dando por terminado el permiso de sacrificar hasta tres bogas que se brindó de manera extraoficial hace algunos meses.

En el documento afirma que se busca «atender la particular situación de los sectores turísticos que dependen de la actividad y acceso al recurso, buscando siempre poder lograr un equilibrio entre la actividad económica de muchas localidades y el aprovechamiento racional.»

Asimismo, asegura que «todos los sectores comparten las observaciones formuladas por los departamentos técnicos de la UNNE –Instituto de Ictiología-, en lo que respecta al estado poblacional de las distintas especies, la vulnerabilidad de las mismas, y la condición hidrológica del río, lo que nos obliga a todos los actores a aunar esfuerzos y ser responsables de la utilización del recurso».

Ver más | radiodos.com.ar