Dos ciudades y un mismo destino en las márgenes del río Negro para bucear, pescar y vivir la historia

Sobre el ancho río Negro cruza el puente mixto ferrocarretero que une a la pujante y moderna Viedma con su vecina Carmen de Patagones, ciudad que conserva un encantador perfil colonial. Ambas conforman una comarca, bordean el mismo río, practican un importante intercambio vecinal en lanchas colectivas, comparten paisajes y fueron fundadas como una sola unidad el 22 de abril de 1779, hará 236 años.

Dos ciudades y un mismo destino en las márgenes del río Negro para bucear, pescar y vivir la historia

Sin embargo, la fiesta más importante de esta comarca se celebra el 7 de marzo, cuando la fuerzas argentinas vencieron en 1827 a los invasores brasileños en el cerro “La Caballada”, uno de los sitios para visitar.

Desde Buenos Aires, luego de recorrer 910 km por la ruta 3, se arriba a la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires, Carmen de Patagones, situada sobre la margen norte del río Negro, que la separa de Viedma (Río Negro), situada sobre la margen sur.

Desde ambas ciudades, en dirección a San Antonio Oeste y desviando hacia la izquierda por un camino de ripio, se arriba a Punta Mejillón, frente al Golfo San Matías, donde se encuentran los mejores lugares para bucear. Una gran variedad de flora acuática y distintas especies de fauna ictícola, como salmones, chernias y meros, le brindan al buceador un bellísimo espectáculo marino.

La manzana histórica es el emblema de la ciudad de Viedma y fue declarada Monumento Histórico Nacional, dado que allí se sitúan la Catedral Nuestra Señora de la Merced, erigida en 1912, el edificio que fuera el obispado de Viedma, el ex colegio San Francisco de Sales y el Museo Salesiano.

Otros edificios destacados son la Casa de Gobierno, la Legislatura Provincial, el histórico edificio de la Municipalidad, el del Banco de la Nación Argentina y la Casa de la Cultura.

El turista puede conocer además la capilla Stella Maris, el monumento a Ceferino Namuncurá y el faro de la Barra de Río Negro, el primero de la Patagonia.

Inaugurado por el gobernador Lorenzo Winter, está a 45,62 msnm, cuenta con 12 metros de altura y tiene un alcance de visión de más de 25 kilómetros de distancia. A pesar de las conquistas tecnológicas, este faro sigue funcionando.

Al sur de Viedma se encuentra el balneario El Cóndor, un lugar que es mucho más que mar y playa: sus extensas playas de arenas finas y acantilados, con bares, confiterías y pubs a la vera del mar, lo convierten en un centro de vida nocturna. Bordeando el camino de la costa, se hallan variados sitios para alojarse, también hay comercios y restaurantes.

La pesca deportiva atrae gran cantidad de visitantes, dado que pueden capturarse diversas especies, y se pueden avistar y fotografiar gran variedad de aves ribereñas y continentales.

Carmen de Patagones, el pueblo situado frente a Viedma, goza de una belleza muy particular. El turista que visita el casco histórico tiene la sensación de estar en un lugar que se detuvo en el tiempo donde aún palpita la época colonial.

“La Carlota” es una típica casona colonial construída con adobe y tejas españolas de principios del siglo XIX, que permanece amoblada y está rodeada de un gran parque. Ningún visitante deja sin recorrer esta joya histórica, cuya última dueña fue doña Carlota Martínez de Ibañez, dama de una tradicional familia .

Un paseo ideal es andar las callejuelas que descienden hasta el río Negro, conocer los muelles y admirar las inmensas casonas situadas sobre la ribera, que fueron en otros tiempos los típicos almacenes de ramos generales y que hoy le dan marco y gran actividad al puerto.

La Torre del Antiguo Fuerte es otro de los tesoros de Carmen de Patagones. Fue erigida en los fondos de la Iglesia Parroquial, con enormes bloques de arenisca del lugar y data del siglo XVIII.

Se construyó con la finalidad de proteger la soberanía en las regiones sureñas y fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1942. Simboliza la avanzada de fuerzas nacionales por salvaguardar la soberanía en las regiones sureñas, contra los invasores brasileños.

También se puede visitar el Museo Histórico Regional “Francisco de Viedma”, que cuenta con un patrimonio de 7.900 piezas que conforman toda la historia de la ciudad. Este museo abrió sus puertas por primera vez el 14 de julio de 1951.

En regiones vecinas a Carmen de Patagones se ubica el “Cerro de la Caballada”. En ese suelo histórico, el 7 de marzo de 1827 los lugareños combatieron y vencieron a los invasores brasileños que pretendían anexar el Uruguay a su imperio.

Luego de un siglo se construyó en el lugar un monumento recordatorio, siendo uno de los puntos de mejor vista panorámica: desde allí se aprecia el curso del río Negro, el puente ferrocarretero y la comarca en su totalidad.

Con un gran festival folclórico, exposición de artesanías, desfiles de carrozas y demostraciones hipicas, Viedma y Carmen de Patagones celebran juntas la “Fiesta del 7 de Marzo”, para conmemorar ese triunfo. Más de 100.000 personas convierten a esta celebración en una de las más importantes de la Patagonia.

Ver más | telam.com.ar