El Bus Vitivinícola de Mendoza

El servicio de traslados turísticos por las bodegas de Mendoza que integran el Camino del Vino generó en los últimos tres años unas 20.000 visitas a esos establecimientos, por lo que también duplicó sus dos recorridos originales y funciona seis días a la semana.

El Bus Vitivinícola de Mendoza
El Bus Vitivinícola de Mendoza

El servicio, que parte de martes a domingo de la ciudad de Mendoza y ya transportó unos 6.500 turistas, funciona con la modalidad de Hop On-Hop Off (Subí y Baja), que permite a los pasajeros elegir dónde detenerse y esperar el bus siguiente para continuar o regresar.

La propuesta alcanza varias rutas que incluyen visitas a bodegas de Luján de Cuyo, Maipú y el Valle de Uco, además de recorrer las denominadas “Rutas Gastronómicas”.

El Bus Vitivinícola tiene 20 paradas fijas donde levanta y luego devuelve a los turistas, en los principales hoteles y puntos neurálgicos de la capital mendocina y cuenta con cuatro recorridos bien definidos: “El Río” (los martes), “El Sol” (jueves y sábados), “Luján Sur”, (miércoles y viernes), y “Valle de Uco” (los domingos).

El transportador oficial es la empresa de ómnibus Cata Internacional, con dos unidades de 24 pasajeros, a los que en temporada alta incorpora una minivan de 19 asientos.

Las unidades realizan cinco pasadas por cada bodega en horarios previamente informados y por convenio, la bodega debe contar al menos con una persona a disposición del turista para realizar la visita y degustación.

Cada recorrido llega a diversas bodegas del camino del vino, que en el caso de “El Sol” son Catena Zapata, Vistalba, Casarena, Dante Robino, Benegas y Tierras Altas.

El trayecto “Lujan Sur” lleva a Chandon, Tapiz, Dominio del Plata, Séptima, Otaviano y Terrazas de Los Andes; “El Río” lo hace a Renacer, Cruzat, Norton, Laur Olivícola, Enemigo Wines, y Achaval Ferrer, y “Valle de Uco” a Andeluna, Salentein, y Monteviejo.

En cada bodega, los turistas abonan una entrada para ingresar, que incluye la visita y la degustación, cuya tarifa varía de acuerdo a la gama de vinos ofrecidos y a determinados programas enoturísticos.

Algunos establecimientos ofrecen también servicios gastronómicos maridados siempre con sus vinos y, en todas al culminar la visita se ofrece la posibilidad de comprar vinos y espumantes con precios de bodega y objetos de merchandising.

En este caso, los visitantes pueden obtener productos a al menos un 30% más baratos que en comercios y, en muchos casos, también vinos que no se encuentran a la venta en el mercado interno.

Claudia Yanzón, una de las responsables del Bus Vitivinícola, comentó a Télam que este servicio es “un producto inédito, un servicio diferente, y la verdad es que la gente lo toma muy bien, sobretodo el extranjero que cuando vos decís Hop On-Hop Off entiende el concepto”.

“Nosotros tomamos como modelo a las grandes ciudades de Europa -siguió-, el recorrido que hacen los ‘City Sightseeing’ con el sistema Hop On-Hop Off y nos preguntamos por qué no hacerlo por los Caminos del Vino”.

Yanzón precisó que la estrategia “es poder brindar un producto diferente, respetando los horarios y la continuidad, con la opción de hacer la visita completa -Full Day- donde se pueden visitar hasta cuatro bodegas, o las de medio día –Half Day- por la mañana o por la tarde, donde se llegan a hacer dos visitas”.

“Ya tenemos 21 bodegas que forman nuestro portfolio, que nos han receptado muy bien”, contó Yanzón, y agregó que “los pasajeros, en un horario determinado, saben que el bus pasa puntualmente y luego pasamos cuatro o cinco veces por las bodegas en diferentes horarios, lo que les permite a la gente bajar en una bodega, recorrerla y volver a subir en una pasada siguiente, y luego visitar la próxima”

La tarifa es de 500 y 600 pesos por pasajero, si es por medio día o día entero, respectivamente, mientras que para la ruta al Valle de Uco asciende a 800 pesos, ya que es un trayecto más largo y se contrata sólo por el día entero.

Ver más | telam.com.ar

Ver más en Paraíso dorado | Gourmet