El Stand Up Paddle fue furor en la temporada de verano en los lagos del sur

Una afluencia extraordinaria de turistas y aficionados cerró en San Carlos de Bariloche la última competencia de verano de SUP, una actividad náutica en la que se rema parado sobre una tabla de surf, llegada a Argentina hace pocos años, en los que conquistó gran cantidad de seguidores.

Stand Up Paddle

En esta temporada, el SUP fue furor en los lagos del sur, con cultores particulares y prestadores turísticos que alcanzaron éxito alquilando los equipos, lo que se manifestó este fin de semana con la despedida en el lago Moreno, frente al hotel Llao Llao.

En varios balnearios de Bariloche y Villa La Angostura, sobre el Nahuel Huapi, y de San Martín de los Andes, en el Lácar, lo mismo que en cámpings lacustres de toda la región, este deporte encontró su espacio entre la multiplicidad de ofertas de turismo aventura, en especial junto a kayacs y veleros pequeños, como “optimist” o “laser”.

Fue una opción de entretenimiento para toda la familia en el sentido literal, desde el abuelo hasta el nieto de cuatro años de edad, y para hombres y mujeres por igual.

Entre otras imágenes singulares, fue posible ver a una madre paseando a tres hijos en una tabla, y un hombre disfrutando del SUP con su perro a bordo, que en ningún momento expresó nerviosismo.

Luego, como medio de transporte e intensa actividad deportiva, esta actividad se mostró de todas maneras en los lagos y también en ríos, con la novísima modalidad del SUP Rafting, que comenzó a ofrecerse junto al rafting, canyoning y bajadas de ríos en balsas.

El broche de oro de la temporada fue la competencia Patagonia SUP Race, organizada por la Asociación de SUP Patagónica (Asupp) y respaldada por la Asociación de Surf Argentina (ASA), en las aguas del lago Moreno, en una jornada radiante, casi sin viento, con 25 grados de temperatura.

El certamen tuvo epicentro en el hotel Llao Llao, donde se alojaron los cientos de competidores, miembros de la ASA y Asupp visitantes, y periodistas que llegaron a cubrir el evento, en torno al cual se hicieron todas las actividades.

Las pruebas deportivas fueron en categorías juveniles, amateurs y elite, en mujeres y hombres, en recorridos de 3,5, 7 y 10 kilómetros, y un circuito de 600 metros para infantiles, también de ambos sexos.

En torno a las competencias hubo una clínica de SUP para niños, impartida por los más destacados deportistas argentinos de la especialidad, y demostraciones de SUP Yoga, sobre las tablas en el agua.

Como buena actividad ligada al surf, no faltaron las fiestas y la música, aportada por el destacado DJ Kombu, y una actividad social intensa en el último fin de semana de febrero.

Gabriel Nannini, autor del libro “SUPeando Argentina”, con la historia de la actividad en el país, explicó a Télam que “la disciplina tiene más de diez años en el país, pero antes se practicaba en pequeños reductos de Mar del Plata o la costa”.

“Como es fácil de aprender y practicar, y al no ser tan física como el surf, el windsurf o el kitesurf, es igual para las mujeres como para los varones. Eso le dio un crecimiento impresionante en los últimos dos años en el país, en especial en la Patagonia”, dijo Nannini, quien corrió los 7K en categoría amateur.

El célebre snowbordista Agustín “Tincho” Palomeque, presidente de Assup, dijo a Télam que “esta es la actividad náutica que más creció en el mundo en los últimos tres años, y fue sólo superada por el skate terrestre. Por eso este verano se pudo ver el SUP por todos lados”.

Diego Peré Vignau, vicepresidente de la entidad, anunció que la próxima apuesta de ellos y de la ASA para 2016 es lograr una fecha del Mundial de la actividad –que en 2015 se hace en mayo en México- en Bariloche, que “este año demostró tener las condiciones ideales para la actividad e infraestructura turística para recibir lo que sea”.

Ver más | telam.com.ar