Este año será ideal para el enoturismo

Gastronomía

Expertos coinciden en que este año será ideal para el enoturismo cuando pase la pandemia.

El 2020 será ideal para recorrer Argentina de la mano del vino gracias a la pujanza del enoturismo antes del coronavirus, coincidieron la más reconocida sommelier argentina y el dueño de la declarada mejor bodega del mundo.

Este año será ideal para recorrer Argentina de la mano del vino al terminar la pandemia, gracias a la pujanza del enoturismo antes del coronavirus, coincidieron la más reconocida sommelier argentina y el dueño de la declarada mejor bodega del mundo para el turismo, durante la celebración del Día Mundial del Malbec.

El Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur) transmitió durante toda la jornada en su cuenta@visitargentina, de Instagram, videconferencias de expertos en vino sobre la cepa insignia nacional, entre ellos Paz Levinson, dos veces mejor sommelier argentina y una de las Américas, y Sebastián Zuccardi, dueño de la bodega mencionada.

La fecha recuerda el 17 de abril de 1853 cuando entró a la Legislatura de San Juan el proyecto para introducir cepas de vid francesas, entre ellas malbec, que en suelo argentino dio mejores resultados que en el país de origen e hizo mundialmente famosa a la vitivinicultura nacional.

Los especialistas dialogaron con el público sobre características y virtudes de este vino y opciones de enoturismo, que se desarrolla en especial en las provincias cordilleranas, lo que permite disfrutar de paisajes de montañas y valles y variados marcos culturales.

Levinson, quien participó desde París, dijo que los turistas «van a poder viajar mucho dentro del país en sus regiones vitivinícolas, ya que Argentina es tan vasta».

«Hay países que no tiene tantos paisajes diferentes, por lo que este va a ser un año de viajar por regiones vinícolas, cuando termine todo», en referencia a la pandemia, comentó.

Además de ver paisajes, aconsejó saborear los distintos malbec en cada lugar que visiten, para luego seguir viajando al beberlo cuando estén lejos.

Con uno salteño, dijo, «siento ese aroma a tomate seco, paprika, especies, a morrones secados al sol, la copa me transporta al lugar directamente, y lo mismo me pasa con Mendoza».

El malbec mendocino le recuerda «cuando uno camina Gualtallay, a hierbas salvajes, a tomillo, lo que se siente cuando se camina por las afueras de Tupungato, cuando se mete a los viñedos».

De Río Negro, aseguró que le llegan, «por ejemplo, las zarcillas de las chacras, las siento en la copa, y esos atardeceres donde también hay aromas a flores, a tierra mojada, es alucinante; así es como puedo reconocer los aromas».

En Argentina, siguió, «hay lugares alucinantes, sobre todo los que están al lado de los viñedos» y mencionó Mendoza, San Juan, Salta, la Patagonia y Buenos Aires.

Mendoza es la provincia de mayor desarrollo del enoturismo, con hoteles y bodegas con cuartos, que «son alucinantes, porque abrís la ventana y ves el viñedo con las montañas atrás», y en las que no tienen alojamiento, dijo que «si tienen restaurantes es recomendable disfrutar de esos lugares».

También sugirió hacer enoturismo en la Quebrada de Humahuaca, en Jujuy, cuyo paisaje «es alucinante, imagínense estar en esos viñedos de altura».

Levinson, quien fue mejor sommelier de Argentina en 2010 y 2014 y de las Américas en 2015, y obtuvo en 2016 el cuarto puesto en el Mundial de Sommeliers en su primera edición en el país (Mendoza), dijo al cierre de la transmisión: «Viajen por las regiones vitivinícolas argentinas, tómense una copa en los viñedos».

Zuccardi es dueño de la bodega que lleva el nombre de su familia, en el Valle de Uco, Mendoza, que en el primer certamen The World’s Best Vineyards, en 2019, fue elegida como la mejor experiencia para visitar en enoturismo, «lo que significa la mejor bodega del mundo para el turismo», dijo en @visitargentina horas después de Levinson.

El bodeguero explicó desde Mendoza que se vive «un momento especial del vino argentino, con un montón de lugares que cuentan historias, y es algo que no va a parar porque hay gente joven de todas las regiones involucrándose en el tema»

«Es fundamental, porque quien viene a visitarnos no sólo conoce una región sino que vive una experiencia, y si somos capaces de hacerla intensa e interesante, se vuelve un embajador para toda la vida de la región», aseguró.

El enoturismo, afirmó, «es algo que había crecido muchísimo antes de esta situación», por lo que cuando se reinicie la actividad, «la logística para visitar las regiones vitivinícolas, en particular Mendoza, está solucionada».

Ver más | telam.com.ar