Extremadura Llerena Arte en Primavera

Llerena arte en primavera, el arte romano, árabe, mudéjar, gótico y barroco en el entorno primaveral de Sierra Morena y la Campiña Sur. No hay mejor estación para apreciar en todo su esplendor monumentos tan espectaculares como la Plaza y la Iglesia de Nª Sra. de la Granada en Llerena, el Teatro Romano de Regina, la Alcazaba Arabe de Reina, la Emita de la Virgen del Ara o la Mina de la Jayona. Un espacio natural y unos monumentos que podemos descubrir en un relajado fin de semana por la escasa distancia entre ellos.

Extremadura Llerena Arte en Primavera

El primer día podemos destinarlo a descubrir el extenso patrimonio de Llerena, una ciudad que alcanzó su máximo esplendor entre los siglos XIV y XVII, llegando a ser capital de la provincia de León y de la Diócesis de San Marcos de la Orden de Santiago y sede del Tribunal de Santo Oficio de la Inquisición. Un pasado esplendoroso que la dotó de un valioso patrimonio, por el que mereció ser declarada Conjunto Histórico Artístico Nacional en 1996.

Nada mejor que empezar desayunando en cualquier terraza de su impresionante Plaza Mayor para poder captar los diferentes estilos que se combinan en las edificaciones que la rodean, especialmente en la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Granada. La construcción de esta iglesia se prolongó desde mediados del siglo XV hasta el siglo XVIII, lo que originó la superposición de distintos estilos que la hacen única. Del primitivo estilo gótico mudéjar se conservan los dos primeros cuerpos de la torre, la capilla de los Zapata y la del Prior. También puede observarse la influencia de este estilo en la doble arquería de la facha norte de la iglesia que se abre a la Plaza Mayor. Esta fachada está formada por dos niveles, el primero, de estilo barroco, está dominado por una portada de cantería adintelada y el segundo, de estilo mudéjar, está compuesto por dos pisos de arcos de medio punto. La torre de la iglesia, la construcción más emblemática de la ciudad, está formada por cinco cuerpos, los dos primeros de estilo mudéjar y los tres restantes renacentistas.

Después de visitar la iglesia, debemos iniciar un largo recorrido por los numerosos monumentos que jalonan todo el casco urbano. Es imprescindible visitar la Iglesia de Santiago Apóstol, de estilo hispano-flamenco, construida en el siglo XV; el Convento de Santa Clara, de estilo clasicista, construido en el siglo XVI; el Convento de la Concepción, inmueble barroco del siglo XVII; el Convento de La Merced, de estilo barroco; el Hospital de San Juan de Dios, de estilo barroco; el Palacio Maestral, el Palacio Episcopal y el Palacio de los Zapata, construidos en el siglos XVI con mezcla de estilos mudéjar e hispano-flamenco. Para finalizar, debemos recorrer el trazado de la antigua muralla de la ciudad para descubrir los lienzos, torres y puertas que aún se conservan.

Al día siguiente, en sólo ocho kilómetros retrocederemos varios siglos, pasando de la medieval y renacentista Llerena a la romana “Regina Turdulorun”, junto al actual municipio de Casas de Reina. Regina fue construida en el siglo I para controlar el camino entre Mérida y Sevilla y facilitar la explotación de las tierras y de las minas que la rodeaban. Llegó a tener la categoría de “municipium” y las excavaciones han constatado que contaba con un teatro, un foro, un templo y una red de calles empedradas y con alcantarillado. En la actualidad sólo se conserva en pie el teatro, de menores dimensiones que el de Mérida, pero que también acoge representaciones teatrales.

Recorriendo cuatro kilómetros más llegaremos al municipio de Reina, heredero de la Regina romana en tiempos de los árabes, que la dotaron de una Alcazaba. De ella aún se conservan cuatro torres y casi la totalidad de la muralla, de fabricación almohade. La alcazaba, declarada Monumento Histórico Artístico, está situada a ochocientos metros de altura y desde ella se divisa la práctica totalidad de la Campiña Sur. Dentro de la muralla se conserva en buen estado la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, restaurada después de la reconquista, pero en la que aún  se pueden apreciar las formas visigodas de sus orígenes.

En apenas 10 minutos llegaremos a la Emita de la Virgen del Ara, declarada Bien de Interés Cultural. Es de estilo mudéjar y se la conoce como la Capilla Sixtina de Extremadura por las magníficas pinturas que decoran sus bóvedas y paredes. La ermita está ubicada en plena Sierra Morena, en el término municipal de Fuente del Arco. Y en otros 5 minutos llegaremos a la Mina de La Jayona, declarada Monumento Natural, en la que podemos visitar el Centro de Interpretación y recorrer los diferentes niveles existentes.

Durante el recorrido podremos apreciar la riqueza y variedad de paisajes que rodean estos monumentos. Disfrutaremos paseando por estrechos caminos entre jaras, brezos, y cantuesos aún florecidos y parándonos a la sombra de enormes encinas y alcornoques. Y, desde la Alcazaba de Reina, nos extasiaremos con las vistas de las primeras cumbres de Sierra Morena al sur y de la extensa meseta de la Campiña Sur al norte.

Ver todo el artículo completo | extremaduraturismoblog.com