Los beneficios de viajar

Los beneficios de viajar se ven reflejados en nuestra salud física y emocional.

Los beneficios de viajar
Los beneficios de viajar

Viajar nos hace más felices e, incluso puede reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Así que ¿por qué no hacerlo?

Aún cuando podemos tener un trabajo que amamos y una vida social activa, nada puede compararse con la experiencia que un viaje puede brindar. Visitar otros lugares cambia nuestra perspectiva del mundo y, a través de la gente, la cultura, la ropa, la comida y la música apreciamos más lo maravilloso que es vivir. Las personas que viajan constantemente, como los nómadas digitales saben cuán estimulante y emocionante puede ser.

Ya sea que viajes a otro país o al poblado próximo al que vives, viajar es una experiencia que no sólo se disfruta, sino que también se traduce en beneficios a nuestra salud y estado de ánimo.

1. La felicidad de planear el viaje

Según un estudio realizado en el Reino Unido, las personas se sienten particularmente felices cuando se aproximan las vacaciones, debido a que esto puede significar viaje. La emoción de elegir el destino, comprar los tickets de avión, preparar la maleta y la espera del viaje en general suele provocar mucha alegría. Esto se debe, según el argumento del estudio, a que el nivel del efecto placentero en las personas cambia positivamente y, por consiguiente, aumenta su bienestar. Además, otro estudio sugiere que la anticipación del viaje puede ser incluso más placentera que la espera por adquirir un bien material.

2. Contra el estrés y las emociones negativas

Cuando el trabajo es algo que de verdad nos agobia, viajar no siempre es con la finalidad de conocer nuevos lugares, sino simplemente para alejarse, lo más posible, de las cosas negativas de nuestra vida. De acuerdo con la encuesta sobre estrés realizada por la Asociación Americana de Psicología, las vacaciones y viajes pueden ayudar a manejar el estrés y las emociones negativas porque eliminan los ambientes y actividades que son fuentes de nuestro estrés. Incluso se cree que un viaje puede ayudar a restablecer nuestras emociones, haciéndonos más compasivos ante ciertas situaciones.

3. Para no deprimirse

Y es que, ¿quién estaría deprimido mientras viaja en un crucero por el Caribe? En las ciudades la vida pasa mucho más rápido y, entre el ajetreo constante en el trabajo y el tráfico mientras conducimos puede provocar serios problemas de depresión e irritabilidad, lo que a su vez influye directamente en el bienestar general. Según los resultados del estudio realizado por la Clínica Marshfield en Wisconsin, las mujeres que viajan sólo una vez cada dos años son más propensas a sufrir de depresión y estrés que las mujeres que salen de vacaciones al menos dos veces al año.

Cambiar la casa o la oficina y las actividades que hacemos cotidianamente por un medio ambiente diferente con actividades diferentes puede traer consigo un montón de beneficios a nivel psicológico; por ejemplo, la mente puede restablecer, al igual que el cuerpo, los efectos acumulados por estar sometido a largos periodos de estrés.

4. Enriqueciendo nuestras experiencias

Como lo predican los seguidores del estilo de vida minimalista, las posesiones materiales no siempre suelen brindar la felicidad verdadera y, si lo hacen, es una felicidad momentánea pues las cosas materiales se vuelven viejas, se desgastan y se deprecian. No así las experiencias gratas como el viajar. Tanto los viajes largos como los cortos son una acumulación de experiencias enriquecedoras debido a la exposición a ambientes totalmente nuevos a lo que estamos acostumbrados; como la cultura, las tradiciones y las perspectivas del viaje. Ese hecho quedó de manifiesto en un estudio realizado por la Universidad de Cornell que demostró que, comprar experiencias de viaje nos hace más felices en el largo plazo que comprar cosas materiales.

5. Viajar reduce el riesgo de un ataque al corazón

Aunque los ataques al corazón van a la alza por diferentes causas relacionadas a la alimentación y la falta de actividad física, los estudios han encontrado que los hombres que no acostumbran tomar vacaciones durante varios años son 30% más propensos a tener un ataque al corazón. Por el contrario, los hombres que viajan regularmente son 21% menos propensos de sufrir un ataque de ese tipo. Las mujeres que viajan sólo una vez cada seis años tienen ocho veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón.

Aunque los hallazgos parecen sorprendentes, es evidente que, los viajeros tienden a ser más activos que las personas que pasan la mayor parte del tiempo en una silla de oficina. Senderismo, alpinismo, snorkel y caminata son actividades que a menudo realizan los viajeros y que aumentan la salud física y mental de quien las realiza.

Ver más | hipertextual.com

Ver más en Paraíso Dorado | Viajero