Mitos y verdades sobre los viajes en barcos de lujo

Quienes nunca viajaron en crucero pueden tener muchas dudas sobre algunos detalles. Desde los mareos hasta la seguridad a bordo, estos son algunas falsas creencias y hechos comprobados sobre estas gigantescas naves.

Embarcarse en un largo viaje de varios días (o semanas) puede disparar varias interrogantes: tanto el miedo a marearse hasta cuestiones de seguridad e higiene a bordo del crucero son algunos de los tópicos más comunes entre los viajeros primerizos.

Estos son algunos mitos y verdades sobre la experiencia en alta mar que vale la pena tener en cuenta.

El mareo: es cierto que algunas personas son más propensas a sufrir “la enfermedad del mar” que otras, pero lo cierto es que hay tratamientos tanto naturales como medicamentos para evitarlo. y que no se convierta en un problema.

Además, los barcos más modernos cuentan con estabilizadores que hacen que la mayoría de las personas se olvide del hecho de estar navegando. Además, están las “bandas de mar” que se ponen en las muñecas y ayudan de manera natural a manejar los mareos.

Los cruceros son para “viejos”: esto es falso. Un informe de CLIA (la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros) muestra que el 25% de los pasajeros tiene menos de 40 años.

Además, las compañías ofrecen diferentes opciones temáticas, desde cruceros temáticos “millennials” hasta otros orientados a grupos familiares.

Viajar de esta forma es muy caro: otra creencia falsa. Especialmente en temporada baja, los paquetes all-inclusive de menor costo de cruceros pueden ser más baratos o equivalentes a viajar en avión a diferentes destinos.

Además, según otro informe de este año de CLIA, el 33% de los viajeros que se subió a un crucero en los últimos tres años tiene ingresos anuales menores a 80 mil dólares como grupo familiar.

La máxima autoridad es el capitán: verdadero. Según el derecho marítimo internacional, en altamar esta figura tiene hasta la facultad de mandar a encerrar o hasta obligar a algún pasajero revoltoso a bajarse del barco en el próximo puerto de ser necesario.

La comida es siempre la misma: falso. En los últimos años, la tendencia de los cruceros cambió del clásico buffet a las comidas personalizadas y menúes elaborados por chefs internacionales.

Un caso es el de Bruno Barbieri, un famoso cocinero italiano que elaboró un menú especial para la línea de cruceros más grande de ese país. Además, las dietas alternativas y especiales suelen estar cubiertas y contempladas en la mayoría de estos barcos.

Es posible hacer cruceros cortos: verdadero. Si bien según las estadísticas de CLIA la mayoría de los pasajeros elige los cruceros de más de una semana de duración, las compañías ofrecen “viajes express” o “minicruceros” para quienes quieren conocer esta forma de viajar sin la necesidad de pasar mucho tiempo en el mar.

Ver más | infobae.com

Artículos relacionados...