¿Qué pasa cuando los pilotos no completan sus horas de vuelo?

La pandemia de coronavirus ha dejado en tierra a la mayoría de los aviones del mundo y así será en el futuro inmediato, pero cuando la aviación finalmente levante el vuelo, los pilotos deberán estar al día.

Eso no solo significa pulir sus gafas y desempolvar sus blazers. Significa repasar las habilidades sobre la cabina de vuelo y garantizar que se mantengan dentro de los límites de las estrictas normas de seguridad de la aviación.

Y eso presenta un desafío inminente ya que los pilotos permanecen confinados en sus casas.

“Los pilotos requieren entrenamiento y ‘experiencia fresca’ para poder volar”, dice Brian Strutton de la Asociación Británica de Pilotos de Aerolíneas (BALPA), que representa los intereses de todos los pilotos del Reino Unido.

“Fresca” significa cumplir con las reglamentaciones que estipulan que un piloto debe haber llevado a cabo con éxito tres despegues y aterrizajes, uno de ellos utilizando las instalaciones de aterrizaje automático de la cabina, en los últimos 90 días.

Para calificar para volar tanto de día como de noche, los pilotos comerciales también deben realizar tres despegues y aterrizajes nocturnos dentro de los 90 días, lo que es más difícil porque el piloto tiene menos señales visuales. Esto cubre los tres despegues y aterrizajes diurnos.

Pero también hay otros controles anuales.

Esto incluye la verificación de dominio de la licencia, que un piloto tendría que hacer cada año para mantener su licencia de piloto válida. Además, la aerolínea por la que vuela el piloto tendrá que realizar una verificación de competencia operativa cada seis meses.

“La mayoría de estas comprobaciones podrían realizarse en lo que se conoce como un simulador de ‘nivel D’”, dice Adam Twidell, piloto experimentado y director ejecutivo de PrivateFly, una plataforma de reserva para aviones a pedido.

Estos son los más realistas y ofrecen la más alta definición y respuestas realistas, al igual que volar de verdad.

Los simuladores también son importantes para ayudar a los pilotos a mantener sus habilidades afiladas. Si bien se puede practicar mucho usando juegos de computadora, como Microsoft Flight Simulator, no hay sustituto en lo que respecta a calificaciones, capacitación y certificaciones. Los pilotos necesitan acceder a simuladores de vuelo reales a gran escala.

Pero para que eso suceda, los simuladores deben estar disponibles. En el Reino Unido, por ejemplo, muchas instalaciones que ofrecen simuladores están cerradas.

También está la cuestión de la disponibilidad de instructores y examinadores para realizar verificaciones. Un copiloto también necesita estar presente.

“Habrá una acumulación de espacios disponibles en el simulador. Cuando las aerolíneas quieran volver a las operaciones normales, no podrán hacerlo instantáneamente”, le dijo Twidell a CNN Travel.

El gasto también es un problema. El tiempo del simulador cuesta alrededor de 300 a 400 dólares por hora, y eso sin el personal asociado necesario. Todo es una tarea enorme.

Además, hay requisitos regulares de entrenamiento de fuego y humo, donde los pilotos tienen que subir a un avión lleno de humo y evacuarlo. También hay cursos de primeros auxilios y capacitación en gestión de recursos de la tripulación, que implica evaluar cómo los miembros de la tripulación trabajan juntos como equipo.

Combina la complejidad de los diferentes tipos de entrenamiento y certificaciones que la tripulación de vuelo podría tener que alcanzar si el anclaje en tierra persiste durante un período prolongado con el hecho de que la mayoría de los más de 290.000 pilotos activos del mundo están sentados en casa, y la escala del problema inminente se vuelve demasiado evidente.

Empujar los límites

Para ayudar a aliviar la presión acumulada por la posible expiración de los certificados y calificaciones médicas de los pilotos (elementos adicionales de la licencia de piloto que les permite volar tipos específicos de aeronaves), las autoridades reguladoras otorgan extensiones de tiempo en todo el mundo.

En toda Europa, la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) ha extendido los plazos para ciertos requisitos a condición de que cada aerolínea presente un plan detallado de capacitación de pilotos que la agencia evaluará. Si es un plan creíble, se podría otorgar una extensión.

En Estados Unidos, Naomi Tsuda, la abogada en jefe de cumplimiento de la ley de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), dice que, debido a las circunstancias extraordinarias relacionadas con la pandemia, la FAA no tomará acciones legales contra los pilotos en caso de incumplimiento de los estándares de duración del certificado médico, si su certificado expira entre el 31 de marzo y el 30 de junio de 2020.

“La FAA reevaluará esta decisión a medida que se desarrollen las circunstancias, para determinar si se necesita una extensión u otra acción para abordar este desafío relacionado con la pandemia”, dijo Tsuda en un aviso de la FAA sobre la política de cumplimiento.

En el Reino Unido, la Autoridad de Aviación Civil, de conformidad con las directrices de la EASA (mientras el Reino Unido todavía se encuentre en la UE), ha eximido a todos los operadores, tripulaciones, instructores y examinadores que participan en el transporte aéreo comercial de los períodos de validez normales para licencias, certificados y calificaciones que expiran antes del 31 de octubre de 2020.

Aplazar la expiración de licencias y certificados es ciertamente útil. Pero todo esto es increíblemente estresante para la fuerza laboral de las aerolíneas.

Problemas de personal

“Más de 40 aerolíneas han aterrizado sus flotas enteras, incluidas aerolíneas como EasyJet, y la mayoría de las otras han aterrizado 80-90%. Es simplemente insólito. Eso da una idea de cuántos pilotos no están volando”, dice Sam Sprules, director gerente de la agencia de reclutamiento de pilotos AeroProfessional.

Sprules le dijo a CNN que gran parte de la tripulación de vuelo se basa en un salario mínimo o se les pide que tomen vacaciones sin pago durante los próximos meses.

En algunos países, las aerolíneas están operando desde los planes de cesantía o esquemas de pagos subsidiados, y en el peor de los casos, la tripulación está siendo despedida.

“El reclutamiento de la tripulación de vuelo se ha agotado en este momento, mientras que las aerolíneas se están centrando correctamente en tratar de consolidar sus finanzas solo para sobrevivir”, dice.

Este es un golpe colosal para una industria que estaba en auge antes de que la crisis por el covid-19 se afianzara. Sin embargo, Sprules también dice que una pequeña minoría de empresas de aviación está adoptando un enfoque optimista, creyendo que la recuperación será más pronto que tarde.

“Lo que quieren hacer es mantener su reclutamiento en movimiento para capitalizar el hecho de que hay una gran cantidad de personal calificado en el mercado en este momento”.

Las entrevistas personales ahora se reemplazan con herramientas en línea como Microsoft Office Teams o Skype. Las aerolíneas pueden acumular grupos de candidatos para que, tan pronto como el sector vuelva al modo de recuperación y las restricciones comiencen a disminuir, puedan entrar en acción.

“Estamos haciendo eso con algunos de nuestros clientes: llevando a cabo la recopilación de candidatos y la selección de documentación y llevando a los candidatos a un punto en el que no podemos avanzar más, hasta que las cosas comiencen a moverse nuevamente”, dice Sprules.

“Empiezas a olvidar las cosas”

Entonces, además de usar simuladores de computadora, ¿cómo pueden los pilotos confinados en casa mantener sus habilidades de cabina perfeccionadas?

Karlene Petitt, piloto de Boeing 777, con sede en Estados Unidos y autora de “Normalización de la desviación: una amenaza para la seguridad de la aviación”, le dijo a CNN que los pilotos podrían usar este tiempo en tierra para mejorar su educación.

Ella dice que en una época en la que ciertos aspectos de la cabina están automatizados, los pilotos necesitan saber, procedimentalmente, cómo configurar los comandos, qué botones presionar y qué listas de verificación leer.

“Empiezas a olvidar cosas si no las usas”, dice ella. “Y gran parte de lo que nosotros, como pilotos, hacemos es cognitivo. Si puedes mantenerlo vivo, no perderás destreza”.

“Sería bueno que las aerolíneas pusieran a disposición herramientas de capacitación en línea que tuvimos durante el entrenamiento inicial o durante la capacitación inicial, para que podamos ir y mantener las aptitudes mientras estamos en casa, hasta que volvamos al cielo”.

Los transportistas también podrían tener la capacidad de rastrear y ver cuáles de sus pilotos están utilizando esas herramientas, dice Petitt, agregando que incluso un enfoque de baja tecnología hecho en casa también podría ser beneficioso:

En el pasado, cuando Petitt estaba “fuera de la cabina” durante un par de años, en los días previos a la formación de pilotos en línea, como opción hizo tarjetas y lo que ella llama un “entrenador de papel”, una especie de póster de pared, para practicar los procedimientos de la cabina en casa.

“Lo hicimos hace años. Simplemente te mueves físicamente y tocas el botón porque el movimiento de tocar realmente donde estarías tocando en el avión ayuda a inculcarlo en la memoria”.

El factor de bienestar

Joji Waites, especialista en seguridad de vuelo en BALPA, le dijo a CNN que su la organización se asegura de que los pocos tripulantes que aún están volando (en carga, servicios médicos, repatriación y algunos servicios programados) estén equipados con kits de protección cuando sea necesario, y verificando que las aeronaves estén adecuadamente limpias.

“Para aquellos que no están volando –aquellos que están en licencia– el cambio es hacia el bienestar”, dice Waites.

Más allá de los aspectos prácticos de repasar las habilidades de procedimiento, los pilotos necesitan mantener sus mentes en buena forma también.

La tripulación de vuelo está acostumbrada a una forma bastante estructurada de trabajar y están condicionados a saber lo que vendrá el próximo mes en términos de sus horarios de vuelo.

Waites dice que BALPA ha estado compartiendo, con sus miembros, consejos de salud mental y bienestar de la MIND Charity y de Salud Pública de Inglaterra.

“Hay recursos específicos disponibles”, dice Waites. “Y más adelante en este año, en agosto, habrá un requisito para que las aerolíneas tengan un programa de red de apoyo entre pares para que los pilotos puedan plantear, de manera confidencial, las preocupaciones sobre su bienestar y salud mental”.

Muchas aerolíneas ya las tienen implementadas antes de que se publique la regulación, canalizando a los pilotos hacia las áreas dentro de las compañías donde pueden compartir sus preocupaciones, al “tener personas con quienes hablar sobre sus ansiedades y por lo que están pasando”.

“Los pilotos no están acostumbrados a estar sentados en casa”, dice Waites. “Estamos pensando en el momento en que las cosas se reanudarán y comenzarán los vuelos programados”.

Ver más | cnnespanol.cnn.com