Un congreso virtual sobre turismo accesible reunió a 14 países de Iberoamérica

La Argentina expuso sus avances en la materia, que la ubican a la cabeza de América Latina.

El Primer Congreso Virtual Iberoamericano de Turismo Inclusivo, que se desarrolló este fin de semana con ponencias de 26 expertos de 14 países y unos 200 participantes, apuntó a incluir a las personas con alguna deficiencia física, quitando las barreras que las vuelven discapacitadas.

El encuentro fue además el escenario donde Argentina expuso nuevamente sus avances en la materia, que la ubican a la cabeza de la accesibilidad en América Latina.

No obstante, la meca en este aspecto es España, único país europeo en el Congreso, representado por el especialista Diego González Velasco, quien desde hace 34 años se dedica al turismo accesible y hace cuatro que se mueve en silla de ruedas.

El Congreso no se hizo de forma virtual a raíz del coronavirus, sino que ya estaba organizado de esta manera -por la Revista Latinoamericana de Turismo Inclusivo (RLTI)- para que todos tuvieran accesibilidad al margen de barreras físicas, de distancia o económicas.

Bajo la consigna de «Toda Iberoamérica por un turismo accesible e inclusivo» también participaron Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

González Velasco, presidente de las redes Iberoamericana y de España de Turismo Accesible y miembro la Junta Directiva de miembros afiliados de la Organización Mundial del Turismo, afirmó que «las personas con discapacidad no tienen discapacidad porque son enfermos, la verdadera enfermedad son las barreras».

«Si yo al salir de mi casa (en silla de ruedas) me encuentro con cuatro escalones, soy una persona con discapacidad, si me ponen una rampa salgo sin problemas», explicó.

El colectivo mundial de mil millones de personas con discapacidad, «según los científicos, irá aumentando -siguió- porque la calidad de vida es mayor y la sanidad va mejorando en el mundo; también las personas mayores, que según estimaciones de Naciones Unidas serán 1.600 millones de más de 65 años en 2050».

«Si a esto le sumamos que el 11,5% de la vida de un individuo en los países donde la esperanza de vida es superior a los 70, es decir unos ocho años, los pasará con alguna discapacidad, imagínense que hablamos de un colectivo numerosísimo», puntualizó.

También consideró que a lo accesible hay que sumarle lo inclusivo, porque una infraestructura puede ser accesible para todos, pero para que todos puedan acceder, el turismo debe ser inclusivo.

«Las organizaciones internacionales están manejando el término accesible, y el término que aporta Latinoamérica al mundo es el de inclusivo», afirmó, y mencionó que otra causa por la que la población no puede viajar en el Siglo XXI son las barreras económicas».

Para eso, siguió, «tenemos el turismo social, las organizaciones que trabajan por el turismo social para que las familias, los niños, la población indígena pueda viajar, el turismo para todos»

El ponente argentino Andrés Queirel, un licenciado en turismo que integra la Comisión Directiva del Observatorio Latinoamericano de Turismo Inclusivo como secretario técnico, fue quien se refirió a los adelantos que en la materia destacan al país en Latinoamérica.

Queirel destacó que el país cuenta con Ley Nacional de Turismo Accesible desde 2002, directrices del Gobierno sobre el tema, destinos internacionales con altos estándares de accesibilidad y una agencia nacional para ocuparse del tema, y por eso se consolida como ejemplo a seguir en la región.

En ese aspecto, dijo que en la región destacan destinos como Mar del Plata, los parques nacionales Iguazú y Los Glaciares y Puerto Madryn.

También la española Gala Llano, miembro de RLTI y desarrolladora de iniciativas de turismo inclusivo en Perú, opinó ante Télam que «las Cataratas del Iguazú es el mejor ejemplo de destino turístico accesible en Latinoamérica».

Tras haber escuchado las ponencias de los argentinos, coincidió además sobre los logros en Mar del Plata y los destinos patagónicos mencionados.

Llano dijo que el Congreso es importante para llamar la atención sobre el turismo inclusivo en Latinoamérica y para que se tomen medidas para reactivarlo en cuanto se pueda.

«Nosotros pensamos que es el momento de invertir en mejorar la accesibilidad de los destinos turísticos, sobre todo en Latinoamérica, para que el turismo para todos sea una realidad», aseveró.

Ver más | telam.com.ar