Vuelos en parapente en La Rioja

La Rioja promociona su nuevo producto turístico, la Ruta del Vuelo, que ofrece sitios con condiciones climáticas óptimas para disfrutar de la adrenalina del aladelta  y el parapente durante todo el año. Por otro lado, en Sanagasta, recorridos culturales permiten conocer la gastronomía riojana y el clásico torrontés, deleitarse los arraigados mitos de brujas, viajar en el tiempo en el centro de interpretación paleontológica Parque de Dinosaurios y vibrar con el popular festival folclórico “Chayero Sanagasteño”.

La Rioja parapente

Hugo Ávila y Gonzalo González comenzaron a fusionar su pasión por el aladeltismo y su dedicación de recorrer suelo riojano en 2009. La vehemencia de estos pilotos facilitó que con el tiempo fueran trabajando en un producto que resumiera ese entusiasmo por volar en lugares donde la escena paisajística sirviera de marco ideal en cada vuelo.

La Ruta del Vuelo comprende Pampa de la Viuda, Dunas de Mazán, Cuesta Vieja en Famatina, La Mejicana y Ambil en General Ocampo, mientras se analizan las posibilidades de sumar a Malanzan en el departamento Facundo Quiroga. Las condiciones climáticas de estos lugares son ideales para el despegue y aterrizaje gracias a las bajas precipitaciones, la incidencia del sol y la aridez que surge entre zonas cultivables.

Esta ruta no es únicamente para pilotos o aficionados, donde también se potencian encuentros y campeonatos nacionales, sino que es elegida por toda la familia, que puede disfrutar de estas jornadas deportivas y de la experiencia que los expertos del aire relatan al término de cada desafío, donde la adrenalina se hace mística y común entre los presentes.

La Rioja, a través del Complejo Águila Blanca (Ciudad Capital), trabaja en posicionar esta ruta tanto a nivel nacional como internacional, mientras su Escuela de Vuelo continúa en la formación de pilotos y la jerarquización de sus servicios al turismo. Treinta años respaldan sus actividades aptas para todo tipo de público. Vuelos de bautismo biplazas tanto en Aladelta, Parapente ó Trike -aladelta con motor- o el dictado de cursos, forman parte de las actividades de esta institución que cuenta con un equipo de asistentes especializados en la zona y en dichas disciplinas de vuelo con más de 5.000 horas en el aire, asegurándole al turista o alumno responsabilidad y seguridad.

¿Dónde practicar parapente?

En Cerro “El Morro” de Capital tiene condiciones inmejorables, se vuela durante todo el año y se puede, también, realizar un circuito para visitar museos, iglesias, bodegas, el dique de los Sauces, La Quebrada y Sanagasta.

En el departamento de Sanagasta, Pampa de la Viuda es un sitio ideal para vuelos técnicos, con sus dos despegues a más de 2000 metros, brindando la experiencia de acariciar las nubes, apreciando las montañas en su máximo esplendor, a tan sólo 9 kilómetros de la cabecera departamental.

Por otro lado, las Dunas de Villa Mazan, en el departamento Arauco, son un gran ámbito para los que se inician en el deporte o se encuentran dando los últimos pasos de la escuela para realizar el primer vuelo de altura. A 6 kilómetros de la zona de vuelo surgen aguas con propiedades hidroterapéuticas en Termas de Santa Teresita, donde siete piletas distinguen a quienes llegan con la necesidad de combinar descanso y relax con trekking por la historia de la Santa Patrona del lugar que dio nombre a esta comunidad a 30 kilómetros de Aimogasta.

El camino ofrece la posibilidad de conocer, además, lugares de donde la historia se conjuga con la producción olivarera en la provincia, un olivo cuatricentenario declarado “Padre de la actividad agropecuaria en Argentina”, degustar la variedad arauco que posicionó a la provincia en un mercado internacional de paladar exigente; o celebrar las Pascuas en Cristo en un Señor de la Peña, roca con un fuerte perfil humano donde cada año llegan peregrinos de distintas latitudes del país a renovar su fe.

En el Departamento Famatina, Cuesta Vieja es un lugar excepcional para volar en dinámica, permitiendo despegues suaves en un valle amplísimo de Antinaco-Los Colorados realizando vuelos de distancia hacia el norte de las Sierras del Paimán. La propuesta para el visitante incluye caminata por el Circuito “Lavadores de Oro”, donde quedaron restos de lo utilizado por quienes atravesaban la fiebre por ese entonces. La degustación de vinos y productos regionales permite también conocer parte de la cultura gastronómica de su gente, y para los más intrépidos ascender en 4×4  al Cerro Famatina y Mina la Mejicana. Imperdible caminata entre nogales.

En La Mejicana, Departamentos Famatina y Chilecito, pueden realizarse vuelos increíbles de 40 minutos en planeo con despegue a los 4.200 metros, volando y aterrizando sobre Chilecito. Generalmente pilotos y aficionados –junto a sus familias- deben pernoctar en Famatina, habida cuenta que al día siguiente tanto los vuelos como los rescates se concretan en Chilecito.

En los llanos riojanos AMBIL, en el Departamento Gral. Ocampo, se convirtió en un sitio más que interesante que permite despegues a 200 mts  de altura, volando térmicas y dinámica. Su altura permite despegar cuantas veces el piloto considere necesarias para alcanzar su objetivo, a pesar que las condiciones no sean las óptimas.

Sanagasta: historia, cultura y chaya

Sumergido en un escenario por las sierras del  Velasco, se encuentra Sanagasta a 30 kilómetros al noroeste de la ciudad capital y a 1000 metros sobre el nivel del mar, en un majestuoso recorrido íntegramente por el río Grande o Huaco, constituyendo un paradisíaco atractivo de singular microclima que representa el corazón y alma de sus habitantes; sentimientos que afloran  cada enero cuando se reedita el Festival del Chayero Sanagasteño, grilla de artistas nacionales que junto a las voces de la región –este año del 15 al 18- lo han convertido en uno de los eventos socio-culturales más importantes de la provincia, y donde la gastronomía riojana se degusta junto mayor elixir de estas tierras, el torrontés.

Al noroeste de la capital provincial, este valle se presenta con colores de variados encantos que se arraiga a la calidez y amabilidad de su gente, aquella que vibra con la Chaya pero siempre bajo la protección de la Virgen India, renovando sus súplicas cada septiembre al celebrarla a esta imagen traída a fines del Siglo XVII, por un grupo de indios proveniente del Cuzco. Patrona morena cuyos files acompañan en procesión atesorando en cánticos y cultos su devoción.

Esta villa veraniega en un verdadero oasis entre montañas. La rusticidad entremezclada con la modernidad constructiva, se conjuga desde los distintos puntos cardinales, reflejando en la montaña la pasividad de este lugar que ofrece diferentes estilos al gusto del visitante, que se sumerge en la historia del pueblo y las creencias mitológicas que a flor de labios relatan desde la antigüedad sus moradores.

Sanagasta o pueblo encajonado entre cerros, es cuna también de historias que conjugan la realidad con lo mitológico. Es allí donde aparece la leyenda de la Cueva de la Salamanca -“aquelarre o reunión de brujas”- convertida en mito que a propios y extraños sorprende cuando cada martes y viernes reunidas brujas y brujos conjuran maldades y sacrilegios aprendidas del mismo Zupay.

Este ser que todo lo puede, yace sentado en su trono desde donde dirige la fiesta entre lo erótico y aberrante, donde las brujas transformadas en las más bellas y hermosas damas pueden adquirir cualquier forma de animal para cumplir con el ritual del mal y lograr su cometido.

El lugar donde se encuentra es una enorme caverna en lo alto del cerro con una gran boca como entrada y unos 50 metros de profundidad, donde su piso exterior es de una increíble limpieza y su arena brilla reflejando el sol.

La historia de esta tierra veraniega por excelencia se refleja en el Museo Rumi Mayu o Río de Piedra (sobre ruta 75 en puesto El Secadal) donde se encuentran elementos del período neolítico, hachas ceremoniales y otros tantos enseres y utensilios de la época colonial como planchas a brasa, pulpería y gran variedad de morteros y elementos de campo.

Viajar en el tiempo, y por millones de años, es posible en el Parque de Dinosaurios de Sanagasta, sitio que está preparado para convertirse en uno de los lugares de mayor importancia de la provincia y el país. Aquí se encuentran réplicas de dinosaurios a escala real, un centro de interpretación paleontológica para visitantes y recorridos temáticos que permiten conocer las entrañas de un sitio que estos animales eligieron para anidar y nacer.

En la región de la Costa Riojana, se fortalece cada vez más la riqueza de la historia y la cultura de sus pueblos. Recorrer cada uno de los lugares que ofrece este corredor  provincial es cada vez más interesante.

El trekking es una excelente propuesta que se presenta en el Cordón montañoso del Velasco y representa una nueva manera de conocer el conjunto de paisajes con que cuenta esta provincia del noroeste argentino.

Artesanos locales y del interior provincial exponen sus productos en el Mercado inaugurado en 1990, en la Casa de la Cultura, donde el visitante no sólo puede degustar de exquisitos dulces y colaciones tradicionales sino adquirir aquellos hechos con cuero y lana, entre otros. Su parque se encuentra parquizado y expone elementos del campo Sanagasteño, fundamentalmente arados, sulkys, trapiches.

Recientemente inaugurado, el Museo “De Los Sanagasta” nuclea el patrimonio científico, aborigen y productivo, logrando poner en valor un edificio de arquitectura colonial (ex Colegio Secundario de Bº La Plaza), ahora transformado en un atractivo importante que busca recrear la identidad de un pueblo y forma parte de un circuito interno.

Diferentes manifestaciones culturales se realizan en el Salón “La Vieja Bodega”, donde se realizan exposiciones, muestras, charlas, conferencias, espectáculos folklóricos y proyección de filmes estrenos.

La experiencia de acariciar las nubes, apreciando las montañas en su máximo esplendor, es en Pampa de la Viuda, a tan sólo 9 Km de la cabecera departamental. Es  el primer tramo del camino que une al departamento Chilecito. Esta obra construida en  primera instancia en el año 2005, fue elegido por muchos para pasar un día diferente aprovechando las cualidades del lugar, donde la inmensidad se presenta en cada tramo recorrido, donde los rayos del sol parecen indicar el trayecto a seguir.

Festival chayero sanagasteño

Otro punto álgido digno de visitar es la Cuesta del Mirador cuya imponencia permite disfrutar del extenso valle y avizorar con excelente perspectiva el emblemático Dique de Los Sauces, sirviendo además como escenario natural del popular festival folklórico “Chayero Sanagasteño”.

Tierra fiestera, que canta, vibra y ríe a través de este festival que año a año jerarquiza su grilla de artistas y apuesta al compromiso de celebrar la fiesta de la amistad con la “Chaya” riojana, donde albahaca, harina y agua representan el tributo a la madre tierra.

La historia se remonta a 1974, cuando comenzaba el primer Festival, cuyo escenario –aún hoy- lleva el nombre de  Nicolás Agüero “El Nogal”. Un pequeño encuentro folclórico en Alto Colorado frente a la hostería del pueblo, sobre la calle principal Carlos M. Álvarez.

La aceptación del pueblo riojano, la necesidad de los artistas en popularizar el encuentro y el afán de sus jóvenes autoridades, permitieron jerarquizar su presencia enalteciendo la labor de comidas típicas, donde su gente tuviera un merecido y reconocido lugar con sus ranchos.

Las semblanzas memorables de un Maestro de Ceremonias como Homero Coronel Monte, marcan el inicio de noches festivas donde no sólo los riojanos recordamos nuestra esencia con mitos y leyendas, sino hermanos de otras provincias que cada enero llegan buscando nuestra amistad.

Ver más | hostnewstraveller.com.ar